Archivo de la categoría: Urbanismo

Dudas sobre el IEE en Murcia

Ante las dudas surgidas sobre la aplicación del Informe de Evaluación de Edificios en determinadas situaciones urbanísticas, y tras estudiar cual debería ser la respuesta ante aquellos ciudadanos que me plantean casos de sus viviendas que aparecen catastradas como comunes pero según ellos son individuales, si bien es cierto que comparten algún elemento común o bien “se pisan” parcialmente”, finalmente he optado por redactar un informe técnico para que los servicios jurídicos del órgano redactor de la legislación al objeto proceda a aclararme como debemos considerar cierto tipo de inmuebles. A continuación os trascribo dicho informe.

Sigue leyendo

Anuncios

La declaración de obra nueva.

A partir de esta ley sin pies ni cabeza que ampara al “ilegal”, bien es cierto que nos queda un pequeño resquicio para ver un halo de luz y de alguna manera no facilitar al infractor la patrimonialización del inmueble ilegal, o al menos dejar constancia de ello.

Como a todos los que estamos en infracciones urbanísticas nos ha ocurrido en mas de una ocasión, se inicia expediente, se sanciona, se dicta el restablecimiento, no se derriba, el  infractor paga la sanción y entiende que la “ha legalizado” (¿cuantas veces nos lo habrán preguntado?), pasan unos años, buscan un técnico, éste redacta un certificado para la declaración de “obra nueva” y es entonces cuando el registro nos notifica al Ayuntamiento que se ha procedido a la declaración de la misma otorgándonos un plazo para dejar constancia en el registro de la propiedad sobre  la posible situación de fuera de ordenación en la que pueda quedar toda o parte de la construcción. Así lo preveía el art 20.4 b) del RDL 2/2008 de 20 junio por el que se aprobaba el Texto Refundido de la Ley del Suelo y la Resolución de 17 de enero de 2012 de la Dirección General de los Registros y del Notariado, en el recurso interpuesto por un notario de Granada contra la nota de calificación de la registradora de la propiedad de Granada n.º 3, por la que se suspende la inscripción de una ampliación de obra nueva correspondiente a edificación antigua y constitución en régimen de propiedad horizontal.

Sigue leyendo

Ecología Política vs Ecología Humana

Hace unos meses, tuve el placer de ser invitado a un congreso para hacer una comunicación. El tema, a priori, no era lo suficientemente atractivo desde el punto de vista de la Arquitectura y el Urbanismo. Sin embargo y tras la invitación del Doctor Pedro Pina a leer varios puntos de la encíclica papal “Laudato Si”, tuve la osadía de leérmela de por completo. No contento con ello y trás el punto de vista que pretendía dar a la comunicación, procedí al estudio de los programas políticos de las cuatro fuerzas más votadas el pasado 20 de diciembre de 2015, con la finalidad de ver cual era su apuesta por el urbanismo y la arquitectura de nuestras ciudades. No voy a castigar al lector con la comunicación completa, si bien a quien le interese no tengo inconveniente alguno en enviársela, si bien quiero dejar una pequeña reseña de la misma con el Abstract, la Discusión y las Conclusiones obtenidas.

Sigue leyendo

Primera Ocupación y Cédula de Habitabilidad.

Habitabilidad: es el conjunto de condiciones técnicas e higiénico-sanitarias que deben cumplir las viviendas para ser destinadas a morada humana.

Antecedentes históricos.

En plena guerra civil española, y a consecuencia de la misma, la morada de la población comenzó a ser un serio problema para los habitantes, los cuales venían obligados a habitar inmuebles cuyas condiciones higiénicas comenzaban a crear un problema de salubridad nacional motivado por la ocupación de las viviendas en condiciones antihigiénicas y en muchos casos en situación de hacinamiento. Por ello el Gobierno de la Nación, por medio del Ministerio de la Gobernación, creo la Cédula de habitabilidad bajo el amparo de la Orden de 16 de marzo de 1937.

Esta norma es ratificada y complementada por el Decreto de 23 de noviembre de 1940 y posteriormente por las Ordenes de 28 de abril de 1937, de 24 de mayo de 1937, de 25 de mayo de 1939 y de 16 de septiembre de 1943, por las que se regulan determinados aspectos procedimentales y competenciales, así como el carácter obligatorio de la obtención de la cédula en todos los arrendamientos.

La cédula de habitabilidad surge como el documento administrativo que reconocía el cumplimiento de las condiciones mínimas de habitabilidad establecidas por la Orden del Ministerio de la Gobernación de 29 de febrero de 1944 (BOE nº 61, de 01-03-1944) sobre condiciones higiénicas mínimas que habían de reunir las viviendas, y nace a propuesta de la Comisión Central de Sanidad Local.

El 17 de diciembre de 1965, se publica en el Boletín Oficial del Estado la Orden de 30 de Octubre de 1965 por el que se establecen nuevos modelos de Cédulas de Habitabilidad y que deroga la anterior Orden de 25 de Mayo de 1939.

Posteriormente y anunciado en el B.O.E. el 6 de Marzo de 1972 se publica el Decreto 469/1972, de 24 de febrero, del Ministerio de la Vivienda, reformado puntualmente en cuanto a las Viviendas de Protección Oficial por el Real Decreto 1320/1979, de 10 de mayo y modificado posteriormente por el Real Decreto 129/1985 de 23 de enero. Esta normativa reguló, 28 años después de promulgada la anterior Orden de 23 de Noviembre de 1940, el procedimiento para la obtención de la cédula de habitabilidad, y así  hasta que las competencias sobre vivienda fueron transferidas a las Comunidades Autónomas según el Art. 10 de la Ley Orgánica 4/1982, de 9 de Junio, de Estatuto de Autonomía para la Región de Murcia.

Sigue leyendo

El inspector urbanístico

En este último domingo de un mas caluroso que nunca verano, me encuentro inmerso en la redacción de un tema para un curso que voy a impartir sobre disciplina urbanística para técnicos municipales. Se trata de defender la posición del Inspector Urbanístico, función desarrollada en numerosos casos por personal que a mi entender no dispone de los conocimientos apropiados para llevar a cabo esta función y que se limita a levantar montones de actas para que los técnicos, en las oficinas municipales, diluciden si es objeto de infracción aquello que se denuncia y por lo tanto sean ellos los que emitan el informe inicial.

Mi postura siempre ha sido y será que los inspectores urbanísticos deben ser técnicos, preparados al efecto, y corresponde a ellos no solamente el levantamiento del acta de infracción sino también las emisiones de los informes técnicos.

Sigue leyendo